De primera dama, a mujer profanada: El cadáver de Eva Perón, a examen