Paloma Navarrete capta las presencias que habitan en la antigua Iglesia de los Desamparados