Las sombras de una residencia de monjas que han perturbado al mismísimo Iker Jiménez: la silueta de un hombre sin rostro