Iker entra en el laboratorio español donde se custodia el SAR-CoV-2 y comprueba la acción devastadora del coronavirus