El coche implicado en el accidente de Lady Di apareció a las afueras de París, calcinado y con el paparazzi dentro