Iker Jiménez rinde homenaje a los hermanos Tejedor y al inicio de la Edad de oro del software español: “Tenían alma de emprendedores”