Iker Jiménez reflexiona sobre los enigmas de la audiencia y confiesa qué temas gustan menos a sus espectadores