Un rostro se cuela en una foto familiar y marca el destino del padre