Un estudio revela el lenguaje secreto de las plantas: son capaces de comunicarse y emitir sonidos