Una figura de aspecto demoníaco aparece en los cristales delanteros de un coche