El crimen de la profesora: cosida a puñaladas y posible víctima de un juego de rol