La cara oculta del coronavirus: intereses económicos, información oficial escasa y conspiraciones