Científicos descartan el origen animal y creen que el coronavirus procede de un laboratorio