Sí, el cerebro de un psicópata es diferente: esto es lo que ocurre en sus conexiones internas