Un equipo de investigadores consigue restablecer la actividad cerebral horas después de la muerte