El cementerio de Alfamén, Zaragoza: Un lugar olvidado