El sol, culpable del varamiento de ballenas que acaba con la vida de miles de cetáceos cada año