La triste historia de Arturito Pomar, el niño ajedrecista que se midió con el mismísimo Bobby Fischer