Mónica: "Mi hija pequeña jugaba con su amigo imaginario, pero allí olía a carne putrefacta"