Fernando Gallego, el inventor prodigioso que diseñó su propia tumba