Daf, un perro policía, enloquece en uno de los asientos del círculo ritualista