¡Cazada!: Los sensores de movimiento confirman la existencia de una presencia en la casa