El tercer grado de Tomás acaba en tragedia: Caronte creyó en él y en su presunción de inocencia