La curiosa idea de un agricultor que atrae seis meses al año a decenas de tailandeses