Calleja alucina con el desparpajo de Tato en el campo y en la sala de cine: "No me pises la tierra"