El menú de Vier Márquez: Lleno de detalles, palillos y un sinfín de corazones