Rubén menosprecia a los comensales: “No me extraña que me vaya a mí tan bien en el restaurante”