Miguel abandona la mesa cuando María le hace una limpieza de aura a Miriam: “Es diabólico”