El menú “amoroso” de Magdalena: Buena presentación con pequeños fallos