La cena de Anna destaca por su mal rollo con María y no por su menú