Topacio conquista a sus invitados con unas empanadillas "encargadas" y su ático con vistas a la Puerta de Alcalá