Las princesas no pueden evitar las lágrimas: Ramiro tiene que irse y Yiya se decepciona