Martínez Almeida acepta la invitación y promete enseñarle a Miguel Lago las luces de Navidad de Madrid