Robos, violencia: los barceloneses trasladan su inseguridad a los candidatos