Errejón y Manuela Carmena discrepan ante la realidad del Metro de Madrid