El encuentro de los reyes eméritos en Sansenxo genera polémica