Marta Flich, nuestra madre de dragones: No hay entrevista que se le resista