Así era Eduardo Inda cuando corría con una grabadora en la mano tras el golpista Tejero