A Carlos Otto le costó su puesto de trabajo ser la única voz crítica en toda Castilla la Mancha con el aeropuerto de Ciudad Real