Risto Mejide habla en directo con uno de los autores de su denuncia y se ve obligado a pararle los pies