Josep Pàmies, sin filtros: lidera una concentración de 200 personas sin mascarilla que se besan y abrazan