Mentir al mentiroso: la jugada maestra de Carlos Bayona