La Costa Dourada, Berlín y Nueva York, la ciudad que nunca duerme