Amante de los viajes, profesional incansable y enamorado, así era Santi Trancho