Donald Trump apunta a un "problema de salud mental" y evita mencionar las armas