Los Merino prueban la ‘chicha’ sin saber qué es