Semen y porros, mala combinación