La víctima de La Manada de Callosa mordió a uno de sus agresores