El padre de Nadia, en prisión preventiva, quiere estar en un hotel mientras dure el juicio