Los falsos tratamientos para Nadia eran "ciencia ficción"